Jaguar XF, más ligero, veloz, confortable, más XF

Jaguar XF, más ligero, veloz, confortable, más XF

Amenazaba con gozar de lo más reciente en innovación por parte de la firma felina y, ahora ha sumado la totalidad de ágiles reflejos y dinámicos paquetes a su oferta de sedán.

El XF es lujoso, pero no por eso debe ser aburrido, y así lo entiende Jaguar por lo que develó un modelo –año– 2016 con prestaciones excepcionales, reduciendo el peso hasta en 80 kilogramos gracias al uso extensivo de aluminio, pero también a las nuevas aleaciones de acero ultraligero y resistente, que habrán de brindarle una eficiencia excepcional en cuanto al consumo del combustible.

Asimismo, recibe la segunda generación del control de terreno y AWD con sistema de respuesta a la superficie, mejor conocido como Adaptive Surface Responce. Esta segunda generación se presenta con motores V6 supercargados para 340 y 380 caballos, al menos para Estados Unidos, por lo que su dinamismo está garantizado. Seguramente el de entrada será, a futuro, el 2.0 Ingenium, esperemos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Finalmente hablamos que al interior se cuenta con los mejores materiales y una conectividad total, capaz de adelantarse y comprender los hábitos de manejo del usuario, leer nuestros siguientes movimientos, intuir cualquier razonamiento ejecutado en el vehículo, su nombre es Jaguar InControl® Touch 1, y además de rediseñar su exterior, hacerlo poco más corto pero con mayor espacio interior, el XF afila su frontal y se ve aún más feroz. La suspensión recibe el sistema Integral Link, que ayuda a controlar el vehículo en cualquier superficie: nieve, lodo, lluvia, grava, o piso seco, haciendo uso del Torque Vectoring by Breakingy el AWD Intelligent Dynamics 2. Así pues, toda la tecnología llegó al XF, que sin duda se venderá como una última generación de “gadjet”, es decir: rapidísimo.

JAGUAR

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?