Aquí y en China, Buick LaCross 2017

Aquí y en China, Buick LaCross 2017

La tercera generación de uno de los sedanes de lujo más apreciados por la población del país asiático, se ha presentado en el Auto Show de Los Ángeles, y lo hace con grandes cartas a su favor.

Gran espacio interior y con base en un diseño evolutivo  proveniente del Avenir, vehículo conceptual, LaCrosse está listo para inspirar una nueva cara estética en la armadora, y siendo uno de sus automóviles más vendidos, había que mejorarlo considerablemente.

BUICK LACROSSE

Orientado a su principal mercado, China, Buick escucha a sus clientes y ha incrementado el espacio interior y el diseño en la cabina, todo ello posible gracias a una selección minuciosa de materiales y colores para las vestiduras, pero lo radical viene en su estructura: 300 libras menos de peso y 15% más de rigidez torsional para el chasis.

Adicionalmente, una transmisión de doble embrague y tracción AWD hacen de LaCrosse un vehículo actualizado y enfocado al disfrute del manejo como paquete opcional, mientras que una caja automática de ocho cambios gestiona la potencia en el paquete de entrada. Sí, es un automóvil para disfrutar, y a pesar de no estar orientado a las pistas, su motor 3.6 litros libera 305 caballos y 268 libras pie, ayudando a movilizar el conjunto reducido sustancialmente en peso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Finalmente, varios sistemas de seguridad completan la ecuación de esta nueva generación de vehículo: 10 bolsas de aire como equipo standard, freno automático de peatones, asistencia de permanencia en el carril, aparcamiento automático en perpendicular y paralelo, control de crucero adaptativo, sistema de alarma de colisión frontal, sensores de detección de punto muerto, cámara de visión trasera y más.

El nuevo LaCrosse 2017, monta una pantalla de 8″ touch screen con IntelliLink y OnStar 4G LTE.

 

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?