#ViernesDeVelocidad El “Bee…tle” más “R”acing

#ViernesDeVelocidad El “Bee…tle” más “R”acing

IMG_8845Cuando se toma el volante del poderoso escarabajo de Volkswagen no podemos evitar pensar en las siguientes preguntas: ¿cómo será su desempeño?, ¿qué tan rápida será la respuesta del acelerador?, ¿cómo se comportará ante una subida?, ¿qué velocidad podrá alcanzar? y, no menos importante ¿cuántas miradas se posarán en el vehículo atraídas por su apariencia de Abeja Africana?

La respuesta a la pregunta inmediata es: muchas, no recibía el auto y ya tenía a toda la cuadra mirando las líneas deportivas y perfil agresivo de éste, es por ello que entregarles un número sería inútil, pero los invitamos a ver la imagen y vibrar como lo hice frente al volante.

IMG_8847Lo que se espera es una suspensión rígida para experimentar esa sensación deportiva que promete su estética salpicada por la franja racing en color negro y los neumáticos de cama baja montados sobre unos impresionantes rines de aluminio Tornado de 19 pulgadas, y así lo es. Las sensaciones de manejo en el modo “S” de sport no se niegan ante el primer gesto de aceleración a fondo, por mucho que el lag aparezca ligeramente en los primeros 0-40 km/h, pero hablamos de un 2.0 TSI de 2010 caballos y 207 libras pie, lo que exhibe un excelente trabajo cuando se supera dicha velocidad y las revoluciones del motor se coordinen con la entrega de potencia.

Podemos destacar que se trata de una edición limitada a 3500 vehículos en todo el mundo, de los cuales 200 llegarán a México el paquete R-Line que incluye defensas al color de la carrocería, en este caso “Amarillo Sol”, un difusor trasero con moldura cromada y una parrilla color negro junto con reflejantes color rojo en la defensa trasera. La suspensión deportiva al frente, tipo McPherson, se complementa con una trasera independiente tipo Fourlink.

MIRA AQUÍ TODAS LAS FOTOS.

Captura de pantalla 2014-03-15 a la(s) 13.36.30El vehículo ha sido creado en homenaje a la versión deportiva de éste que se hizo famosa en los años 70, ofreciendo nuevas capacidades y estética a un vehículo sumamente popular. Al interior cada elemento destaca el poderío y las prestaciones probadas en la autopista México-Puebla, test que debemos destacar, pues el vehículo se comportó de manera precisa en las curvas, apuntando exactamente al lugar donde le fue solicitado, mientras la presión directa del freno (discos ABS en las cuatro ruedas) nos permitió cambiar de dirección de manera ágil y oportuna. Asimismo la respuesta del turbo nos dejó un gran sabor de boca, pues en el sector de ascenso –conocido por muchos–, tomamos el carril de la izquierda y logramos una velocidad de hasta 170 kilómetros por hora, saliendo a la recta a 220 km/h, –todavía– con mucho acelerador restante; tanto en trazo recto, como en subida e incluso en el descenso existe una sensación de seguridad y respuesta de las indicaciones que se le dan por lo que resulta un manejo seguro que promete muchísimo en pista.

Captura de pantalla 2014-03-15 a la(s) 13.37.01La habitabilidad y confort al interior es buena tratándose de un bólido marcado con la leyenda “R”, pero nos hubiera gustado mayor visibilidad gracias a espejos más amplios y reducción de puntos muertos provocados por los postes traseros, no obstante el ser humano se acostumbra, y después de tres días maniobrando nuestros hábitos de conducción mutaron con facilidad para evitar esta complicación que gana en deportividad.

El trayecto citadino, de la casa a la oficina, lo completa sin problemas gracias a la caja tipo DSG (Direct Shift Gearbox), de doble embrague que propone tres modos de manejo: completamente automático “D”, para la conducción urbana, “S”, que mantiene las revoluciones altas para la utilización directa de la potencia, mientras que la transmisión automática secuencial por medio de la palanca o paletas al volante en modo “manual”, es realmente divertida gracias a sus seis relaciones.

Captura de pantalla 2014-03-15 a la(s) 13.36.15Ahora bien, el vehículo ofrece lo que promete, pero tenga en consideración que es un automotor para un público joven que gusta de manejar solo o con su pareja, por lo que difícilmente será lo que usted espera de un automóvil familiar, por mucho que la deportividad lo impulse a tomar una decisión de compra. Piense y considere que el vehículo es divertido, dinámico, potente y veloz; ideal para un soltero que no necesita mucho espacio ni de introducir una carriola o asiento para bebés, y que puede absorber el costo del mantenimiento del turbo y la gasolina que éste necesita.

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?