#MiércolesDeMotor: 1.4 TSI TwinCharger de VW

#MiércolesDeMotor: 1.4 TSI TwinCharger de VW

Cuando hablamos de motores, nuestro espíritu –naturalmente– se vuelca a los de mayor potencia, los de altas prestaciones, los bloques de mayor cilindrada. Pero naturalmente también, pocos tienen acceso a vehículos de altas prestaciones, si no se es periodista automotriz, usualmente probaríamos “rendidores” de 4 cilindros a gasolina y poco caballaje, tal vez por el alto costo de los vehículos propulsados por corazones de 12 cilindros, o probablemente por cuestiones lógicas de recorrer la ciudad en medio del pesado tránsito capitalino, lo que decanta nuestra decisión por comprar un vehículo que se adapte a las necesidades del bolsillo como a las prácticas de desplazamiento en nuestro país.

VWEs por ello que a pesar de que las armadoras destinan grandes presupuestos a la investigación de nuevas tecnologías, los motores del año y sus galardonados, generalmente premian al motor de calle, a ese “rendidor” pequeño que demuestra fiabilidad y un poco más, en el caso del 1.4 TSI TwinCharger de Volkswagen, podemos decir que se ha convertido en el Rey de los motores de este rango de desplazamiento. ¿Por qué lo calificamos como el Rey? Se ha alzado con 11 distinciones al mejor propulsor en esta categoría, 8 premios consecutivos, lo que desde el 2006, ningún otro motor ha conseguido, Volkswagen se ha encargado de mantenerlo vigente y competitivo.

Mencionábamos –anteriormente– que este tipo de motores ofrecen fiabilidad y “algo más”, ¿qué es ese algo? Nada más y nada menos que potencias que llegan hasta los ¡185 caballos! Pero ¿cómo lo consiguen? Un sistema combinado de inyección directa, turbocompresión y sobrealimentación consigue un rendimiento sorprendente, que muchos de otros bloques de mayor desplazamiento envidiarían, y es que imagínese estos rendimientos potenciados a 12 cilindros…

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?