#MartesDeMachine – Cuida tu coche / estética automotriz

#MartesDeMachine – Cuida tu coche / estética automotriz

Professional-Auto-Detailing_4432493823_oEl arte del automóvil: la ingeniería y el nivel tecnológico que se requieren para construir un motor de ocho cilindros, carburadores de varias gargantas, juego de frenos y suspensión de alto desempeño… Sí bueno, eso le toca a la armadora, al constructor y al especialista, todos ellos #Machines sin duda alguna, pero ¿no cree usted que un hombre de verdad, que aprecia todos los detalles inherentes a la construcción de un vehículo debe de ser capaz –cuando menos– de mantener su coche brillante por dentro y por fuera?

No basta un lavado exterior de 60 pesos más propina en un spa automotriz, el verdadero #Machine no deja que nadie meta mano a su vehículo, compra y construye sus herramientas, las limpia por igual y utiliza sus dotes de “animal” para hacer lucir a su “bestia de cuatro ruedas” como el día que la compró, o aún mejor. La lista se hace tan grande como sus necesidades de limpieza y el amor que sienta por su compañero de vida, casi tan grande como la conocida frase del casamiento –”Hasta que la muerte nos separe”–… o nos embarremos juntos. El caso es que para dejar rechinando de limpio a tu vehículo, cuidar sus vestiduras y neumáticos, debes acercarte a los profesionistas e inclusive atender los consejos caseros que te dio algún tío #Machine. 

ccrp_0801_06_z+car_detailing_tips+Agua (básico), Karcher o pistola de agua de alta presión, estopa, esponja, paños especiales, pulidora con fibras libres de ácido para la remoción de las impurezas y contaminación de la pintura, detergentes, aceites, ceras, abrillantadores, cepillos, toallas, es más, hasta una barra de arcilla puede ayudarnos a remover esos animalitos que se pegaron a la pintura “azul chiclamino” de nuestro pony car. Ahora bien, después de un súper lavado, a conciencia como el lavado de dientes previo a besar a la chica más popular de la preparatoria, incluyendo neumáticos y rines, lo que resta es utilizar las #Machines para el pulido de la pintura, para lo cual tenemos que considerar que éste pueda ser rotatorio o aleatorio, ¿ah verdad?, de eso no tenían ni idea ¿o sí mis queridos cavernícolas? Después de remover todas esas cochinadas que se le adhirieron a nuestro carruaje, toca el turno de proteger ese trabajo y esto se hace con ceras especiales que evitan que las impurezas se peguen a la superficie previamente “chaineada”.

Minerales del agua, alquitrán, insectos y demás suciedades, quedarán impedidos de viajar con nosotros aferrados al parachoques, parabrisas o maletero, todo esto después de colocar otro protector que sella al anterior. El interior también merece todo nuestro cuidado, si abrimos la puerta encontraremos plásticos, piel, telas, todo en negro, rojo o café, pero muy varonil, es por ello que habrá que rociar alfombras, ventanas, cinturones de seguridad, tableros etc, con el producto indicado que cumplirá la función de guardián de aquello que se ve o que se huele (iuk). Finalmente nos ocuparemos del detallado de motor, y aquí no es nada más meter presión a los fierros, recordemos que debajo del capó encontraremos mangueras y bandas de plásticos distintos que podrían sufrir cuarteaduras si no las protegemos previamente o durante nuestra acción de limpieza.

La mejor acción es la limpieza de vapor, para lo que se ocupa un equipo especial colocado por debajo del vehículo, cuya presión y calor lograrán contribuir de manera eficaz a eliminar todo aquello que tu bloque no necesita, pero en ocasiones y si es que eres muy metido en este asunto, podrás hacer la limpieza de los circuitos y otras partes de la electrónica con equipo especial y muchísima paciencia.

Es decir que se trata de un proceso similar al que las mujeres se hacen en las uñas (manicura), pero a diferencia de aquél éste lo hacemos nosotros, para disfrutarlo nosotros y para conquistarlas a ellas… Ups, creo que es lo mismo #MartesDeMachine.

Mr. Allen Swift, dueño de un Rolls-Royce 1928 como regalo de graduación, murió el año pasado, manejándolo y cuidándolo hasta el final de su vida: 102 años.

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

2 comments

¿Qué opinas?