¡España en Mini!

MiniJunio 2003

Quiero contarles mi experiencia en España con un Mini Cooper.

Llegue a Madrid, con la intención de visitar a mi familia y pasear un poco (1,800 km). Así que renté un coche para hacerlo, y como me lo permitía mi presupuesto, renté el coche que del que me enamoré desde su aparición, un Mini Cooper.

Quiero decirles que desde que tuve un Golf GTI ’95 “tocado”, no había manejado un coche tan divertido.

Salí el mismo día para Vigo (Galicia), que queda aproximadamente a 630km de Madrid. Como cualquier gran ciudad, la salida es lenta por el transito, pero una vez que salí a la carretera…        …el Mini es una liguita.

El tacómetro marca el límite en 7,500rpm, y lo alcanza en todas las marchas, ¡hasta en quinta!. Las carreteras en Europa están muy bien trazadas, por lo que se prestan para mantener velocidades muy altas, y yo no fui la excepción.

Conduje casi todo el tiempo entre 4 y 5, las relaciones de la caja son muy cortas, y se agradecen.

En cuarta se deben alcanzar 170 o 180 km/h y en quinta 210 o 220 km/h (A esas velocidades es difícil voltear al centro del tablero para ver la velocidad a la que se va). Suponiendo que es bastante exacto el velocímetro, es un coche rápido, sobre todo porque el motor es un 1,600cc. Lo mejor de todo es que las curvas las toma a esa velocidad, es lo más parecido a un Go-Kart, toma las curvas muy plano. A la entrada se siente que quiere sobrevirar, pero la dirección es muy directa, y su respuesta inmediata, además que con pisar un poco más el acelerador, el coche se apunta en la trayectoria indicada como si fuera un misil guiado por laser.

Respecto a los frenos, son una maravilla, el sentimiento del pedal es único, el control de frenado es instintivo, además de impresionante, pocos coches he conducido que frenen tan bien. Como es lógico, tuve que utilizarlos fuertemente alguna vez, y el coche no perdió compostura en ningún momento de la frenada.

Pocos coches se me pegaban en las curvas. En una de ellas,  me encuentro con un Opel Vectra (Chevrolet aquí), el estaba rebasando transito lento, los que van a 120/140 km/h. El conducía a unos 180, 190 km/h, me le pego atrás, con mi direccional para pasarlo, entramos a una curva a la derecha, yo disminuyo a cuarta, y a la salida de la curva él se abre, y yo acelero a fondo.

Salí a 183 km/h de la curva…    … y frené a 0 km/h…   Me paró la policía por exceso de velocidad, y sé que salí a esa velocidad por que ellos me la midieron, ¡tengo mi multa para probarlo!

En España, la velocidad máxima permitida es de 120 km/h, aunque nadie la respeta (Creo que nos parecemos aquí).

La policía muy atenta me indicó el porqué de la multa, y me la dieron. Después de eso, me quedé media hora platicando con ellos respecto al coche, de cómo se comportaba, etcétera. No se ven muchos Minis por esos rumbos (en Galicia).

Todo esto sucedió por el km 300 de mi viaje.

Sigo adelante, disfrutando del coche, cuando en el km 470, entro a una curva a la izquierda, y del camellón se levanta un pájaro grande, no supe que era, pero sí que estaba muy cerca, no me dio tiempo de evitarlo, y cualquier maniobra brusca podía ser peligrosa a 180-190, supuse que le pegaba a la defensa, pero con la presión de aire alrededor del cofre, paso por arriba y me dio de lleno al centro del parabrisas. Solo hice de lado la cara, sin dejar de ver al frente. Mi antebrazo derecho quedó lleno de astillas del parabrisas, y el asiento del copiloto estaba igual. Como yo viajaba solo, no paso nada, pero la hubiera pasado mal el que estuviera sentado ahí.

Llegue a mi destino después de 150 km más. En la agencia no tenían otro Mini, y no le podían cambiar el parabrisas nada más, y por política de la empresa, el accidente ameritaba cambio de vehículo. Por ser una ciudad pequeña, no había muchas opciones, así que opte por un Focus TD de 110 hp.

Solo para terminar con el Mini, yo viajo con porta trajes, y solo entraba eso en la cajuela…    ¡el bolsillo trasero de mi pantalón carga más!

La posición de manejo es estupenda, la palanca de cambios es muy precisa, etcétera. Les puedo decir que no me canse de ir sentado tanto tiempo.

Les recomiendo a todo el mundo que maneje uno cuando puedan. Se van a divertir.

Posterior mente conduje el pin… Focus de Vigo a Santander, y de ahí a Madrid.

Debo aclarar mi comentario, no es un mal coche, pero después de un Mini, bueno es como comer un plato de Jabugo, y después uno de Jamón Serrano normal.

Ahora el Focus

Nunca había conducido un diesel, es muy distinto de uno a gasolina. El tope de revoluciones esta a 4,500, y por ser turbo, se las come muy rápido. Suena como si se fuera a desarmar el motor.

El Focus es un automóvil promedio, y esta versión se comporta como tal. Jala bien,  la velocidad máxima es de 180 km/h aproximadamente (la alcance), pero no se siente estable, como que ya flota. En curvas no se comporta mal, no frena mal, etcétera.

Cuando vas a 160 en quinta, buscas instintivamente sexta para relajar el motor…   …pero no está.

Se conduce todo el tiempo a través de 3,500 y 4,500 rpm, eso es si quieres viajar a un buen ritmo.

Es extraordinariamente económico, el tanque me alcanzo para 600 km, ¡y yo cargo en el cuarto de tanque!

La verdad es que no me puedo quejar del Focus, fue mi compañero por 1,200km, es un coche muy confiable …pero no divertido.

Me gustaría tener la oportunidad de manejar el Focus SVT, o el turbo europeo, esos si deben ser divertidos.

La postura de manejo es cansada, la caja tiene muy juntas 1 a 4, y quinta está muy corrida a la derecha. La posición de los pedales no se presta a hacer punta-tacón, ¡tendría que ser contorsionista!

Solo puedo decir que sí fue un maravilloso romance con el Mini. Ya no es el amor de mi vida… Quizás un Cooper S…

Como aclaración, la altura a la que viaje, no debe de haber excedido 1,000 m, y la gasolina “barata” es de 95 octanos (Yo utilice de 98 octanos en el Mini).

Y por último, la gente en Europa tiene mucha más educación al volante que la mayor parte de nosotros, los Mexicanos, por lo que se puede manejar mucho mas rápido allá y con mayor seguridad que aquí, aparte de que las carreteras están en mejores condiciones.

Les agradezco por leer mi correo, y ojala les divierta tanto como a mi escribirlo.

Felipe González Sordo

Foto: Juan-Calderon via photo pin cc

Sobre 

Periodista y fundador de varias publicaciones de relojes y automotrices con mas de 20 años de experiencia en TV, radio, periódico, revistas e internet. Director Editorial del suplemento semanal Autos Publimetro. Director General en www.watchesworld.com.mx
Fanático de las redes sociales, entusiasta aguerrido de las motos, aparatos de medición y mapas.

¿Qué opinas?