¿Niños en el auto? Cuídelos de un golpe de calor

¿Niños en el auto? Cuídelos de un golpe de calor

Ya sea por imprudencia, inconsciencia, olvido (aunque usted no lo crea) o exceso de confianza, muchos padres dejan encerrados al interior del auto a sus hijos y las consecuencias, pueden ser fatales. NUNCA deje solos y encerrados a sus hijos en el auto, ni cuando le dé pena despertarlos o porque “no me tardo nada”, recuerde, 10 minutos bastan para cambiar la historia.

Esto viene a colación porque en las últimas semanas he escuchado o leído en diversos medios de comunicación noticias que reportan el fallecimiento de algún pequeñín dentro de los autos como consecuencia del denominado golpe de calor.

Un tema que debe preocuparnos y ocuparnos a padres y no padres para saber cómo reaccionar ante una situación así, sobre todo cuando las temperaturas que se han alcanzado en primavera y las que se prevén para el recién iniciado verano en gran parte del país son históricamente elevadas.

Sin afán de ser alarmista, pero sí con la intención de crear consciencia, me di a la tarea de investigar un poco sobre el tema y esto fue lo que encontré.

 

La dimensión del problema

Realmente pocos países en el mundo llevan un registro de las muertes por este concepto, sin embargo, la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) sí, y reporta que desde 1998, 701 niños han muerto debido a un golpe de calor luego de haber permanecido en un vehículo caliente. Sí, lo sé, el primer impulso es juzgar a los padres porque pensamos que nunca nos pasaría algo así, sin embargo, las tragedias por el golpe de calor suceden incluso a padres cuidadosos y atentos, cuando un niño se queda por error en un vehículo o cuando un pequeñín desatendido tiene acceso a un vehículo.

 

¿Qué es el golpe de calor?

Fundación MAPFRE.

El reporte “Niños en los automóviles y el golpe de calor en la infancia”, elaborado por Fundación MAPFRE lo define como uno de los casos más graves de hipertermia. Es el sobrecalentamiento que sufre el cuerpo debido a las altas temperaturas o a un exceso de ejercicio físico. La falta de hidratación hace que diversos órganos dejen de funcionar como lo harían de forma habitual.

Constituye una urgencia médica extrema debido a que su aparición es muy rápida (unos minutos son suficientes) y de evolución fatal (puede ocasionar la muerte en un espacio de tiempo muy breve), si no se trata rápidamente.

Aunque el golpe de calor se puede producir en diferentes circunstancias, el más común es cuando se deja a un niño solo dentro de un coche expuesto al sol o si el niño está expuesto a situaciones con humedad y temperaturas elevadas, sin protección ni hidratación adecuada.

La mayor parte de las víctimas por hipertermia tienen entre 0 y 5 años. Debido a la menor reserva de agua de un niño, su temperatura corporal sube de 3 a 5 veces más rápido que en el adulto.

 

Los síntomas

Los principales síntomas del golpe de calor son la elevación de la temperatura corporal superior a 40º C (fiebre o hipertermia), alteraciones del estado de conciencia que pueden acompañarse de convulsiones y, a diferencia de la insolación, piel seca y muy caliente.

 

Para su estudio, la Fundación MAPFRE realizó pruebas en un vehículo de tamaño medio expuesto a la luz solar, y en él observó que:

  • Con una temperatura ambiente de 29º C, la temperatura interior aumenta casi 20ºC en los primeros 45 minutos de exposición.
  • Con una temperatura ambiente de 39º C, existen zonas en el interior donde la temperatura

puede alcanzar los 70º C.

  • En el interior del vehículo, en función de la altura, la temperatura puede variar 13ºC.
  • En 2 horas y media, sin ventilación, la temperatura interior es 88% mayor que la exterior.
Fundación MAPFRE.

Entremos en acción

La prevención es la mejor opción para reducir las posibilidades de sufrir un golpe de calor, por eso hay que considerar las “AAA”:

  • Anticípese: evite los daños derivados de un golpe de calor, no dejando nunca a su hijo solo en un automóvil, ni siquiera por un minuto. Y asegúrese de mantener su coche cerrado y bloqueado cuando no esté en él, para que los niños no puedan subirse por su cuenta.
  • Acostúmbrese: cree sus propios hábitos o costumbres que le sirvan como recordatorios, por ejemplo, colocando algún elemento u objeto en la parte de atrás de su coche, junto a su hijo. Algo que necesite en su destino final. Esto es especialmente importante si usted no está siguiendo su rutina habitual.
  • Actúe: Si ve a un niño solo en un coche, llame al 911. El personal de emergencias está capacitado para responder a estas situaciones. Una llamada puede salvar una vida.

 

Muchas veces por un descuido, los niños se suben al auto sin que los padres se den cuenta y quedan atrapados al interior por eso debemos asegurarnos de cerrar el vehículo, incluyendo puertas y cajuela, cuando no lo esté usando y mantener las llaves y mandos electrónicos fuera del alcance y la vista de los pequeños.

Si ve a un pequeño en riesgo de sufrir un golpe de calor, llame a los servicios de emergencia y trate de sacarlo del vehículo, una vez que lo haya logrado, y antes de trasladarlo a un hospital:

  • Coloque al niño tumbado, boca arriba, en un sitio fresco, a la sombra y bien ventilado.
  • Afloje la ropa que le oprima y quítele la que no necesite.
  • Coloque compresas de agua fría –nunca hielo- en la cabeza, la cara, el cuello, la

nuca y el pecho, y cámbielas a medida que se calienten.

 

  • Valorar el estado de consciencia:

– Si está consciente y no vomita, darle líquidos, agua fría o mejor una bebida isotónica (sueros de rehidratación oral).

– Si está inconsciente y se verifica que no respira, inicie las maniobras de RCP (reanimación cardiopulmonar) pediátrica básica.

 

Por su parte, la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) se encuentra investigando y desarrollando tecnologías que podrían alertar a un conductor que se está dejando a un niño solo en un vehículo. Mientras esas tecnologías son aplicadas debemos tomar las medidas para proteger a nuestros hijos y evitar una tragedia.

Guardar

Sobre 

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

¿Qué opinas?