La “dulce espera” y el volante, ¿hasta cuándo manejar?

La “dulce espera” y el volante, ¿hasta cuándo manejar?

Si estás embarazada miles de preguntas y preocupaciones vienen a tu mente, seguramente entre todas ellas está la de: ¿hasta cuándo podré manejar? Es un cuestionamiento válido ya que a las mujeres nos gusta sentirnos independientes, y estar embarazada no debe ser un impedimento para que sigas con tu rutina normal, siempre y cuando tu embarazo no sea de alto riesgo, en ese caso, escucha las indicaciones de tu médico, recuerda que lo más importante es garantizar tu seguridad y por supuesto la del bebé. En términos generales, lo primero que debes hacer es colocar correctamente el cinturón de seguridad ya que esto reduce en más de un 50% el riesgo de lesiones fetales graves, también se recomienda que la distancia del vientre al volante sea de 25 centímetros para evitar impactos directos en caso de accidente.

Para tu tranquilidad

Consciente de las preocupaciones que invaden a las mujeres embarazadas, SEAT preparó una serie de consejos para que la “dulce espera” sea mucho más llevadera mientras vas al volante.

1.- Siempre utiliza el cinturón de seguridad. El cinturón es obligatorio para todos los conductores de acuerdo al Reglamento de Tránsito. De acuerdo con Javier Luzón, responsable del departamento de Desarrollo de la Seguridad en el Vehículo de SEAT: “Se debe colocar la banda ventral del cinturón lo más baja posible con el fin de retener a la madre por la pelvis y así evitar ejercer fuerza sobre el feto. La banda diagonal debe ir lateralmente por el abdomen, entre los senos y apoyándose en la clavícula”.

2.- Reducir a la mitad el riesgo de lesiones fetales graves. Según los últimos estudios, la mitad de las posibles lesiones fetales graves en caso de accidente pueden evitarse colocando correctamente el cinturón de seguridad. Sin este dispositivo, el impacto directo con el volante “podría ocasionar riesgos graves, como el desprendimiento de la placenta o la rotura uterina”, advierte el doctor Emmanuel de Sostoa, responsable de Ginecología del nuevo Centro de Atención y Rehabilitación Sanitaria (CARS) de SEAT, ubicado en Martorell y el único de este tipo en España.

3.- Coloca el volante a unos 25 centímetros. En ese sentido, ampliar la distancia entre el asiento y el volante contribuye a evitar posibles lesiones en caso de accidente, por el contacto directo con la parte inferior del aro con el vientre de la mujer.

4.- No desactives las bolsas de aire. Los expertos señalan que es conveniente dejar activado este dispositivo, también el del copiloto, en el caso de que la mujer embarazada viaje de pasajera.

5.- Cómodas y seguras mes a mes. Por supuesto que manejar durante el primer trimestre de gestación es muy distinto a hacerlo durante el segundo o el tercero. Aunque cada mujer es diferente en los últimos dos trimestres el tamaño de la pancita aumentará a gran velocidad, por eso, es importante regular la posición del asiento a medida que pasen los meses. Lo más conveniente es colocar el respaldo lo más recto posible y sentarte correctamente.

6.- La banda pélvica como complemento. Algunas mujeres embarazadas, sobre todo en estado avanzado, optan por usar una banda pélvica, que se coloca debajo del vientre, como complemento. Puede hacer el viaje más cómodo, pero su uso no es obligatorio.

7.- Ropa cómoda, zapato plano y conducción relajada. Como en cualquier otra circunstancia, se recomienda que la mujer embarazada lleve un calzado cómodo y plano para conducir, ¡por favor no tacones! Tómate las cosas con calma, anticipa tus salidas y maneja a una velocidad moderara, procura aumentar la distancia de seguridad para evitar maniobras bruscas y sobresaltos.

8.- Paradas frecuentes. En términos generales se aconseja evitar los trayectos largos. El hambre, las ganas de ir al baño constantemente son comunes en la mayoría de las futuras madres, por lo que es aconsejable realizar paradas frecuentes, que sirvan también para caminar y activar la circulación ya que el estar en la misma posición por tiempos prolongados puede resultar agotador para la futura mamá.

 

9.- ¿Cuándo dejar de conducir? Lo cierto es que no hay ninguna prohibición explícita en el caso de un embarazo saludable. En opinión del Dr. Sostoa, se trata de tener “sentido común” y dejar de conducir cuando ya no te sientas cómoda. Por este motivo, es más frecuente que la mujer deje de manejar en el último mes de embarazo.

¿Más tranquila? Escucha a tu cuerpo, con certeza sabrás cuándo ya no es cómodo ni seguro que sigas estando al volante. Aprovecha estos últimos meses y déjate consentir, después, todas las prioridades cambiarán, ¡disfruta tu embarazo!

Guardar

Sobre 

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

¿Qué opinas?