INFINITI QX30, es el crossover perfecto para los DINKS

INFINITI QX30, es el crossover perfecto para los DINKS

Muchas veces en este espacio hemos hablado de los autos, los SUV ideales para quienes han pasado de codiciados solteros a hombres y mujeres de familia. Sin embargo, lo cierto es que actualmente no todos buscan ese estilo de vida, cada vez con más frecuencia nos encontramos con jóvenes parejas de profesionistas, entre los 20 y 45 años, que deciden no tener hijos e invertir sus ingresos en mantener un estilo de vida alto, que incluye viajes frecuentes y el consumo de productos de lujo. Obviamente, al no tener hijos, el ingreso que la pareja gasta en sí misma es mayor al que pueden invertir los padres de familia. A este segmento de mercado emergente se le ha denominado DINKS (Doble Ingreso, Sin Niños por sus siglas en inglés).

INFINITI se adapta a diferentes públicos

Para satisfacer las necesidades específicas de los DINKS, INFINITI cuenta con el modelo QX30, un vehículo que sobresale por su desempeño de rápida respuesta, un diseño exterior atrevido y un interior premium que destaca por su techo panorámico; haciendo de éste un crossover ideal para disfrutar de cómodos viajes en carretera o románticas escapadas de fin de semana en cualquier pueblo mágico cercano a la ciudad.

El QX30 desafía los estándares convencionales de la simetría con un diseño interior expresivo, dinámico y moderno. Los modelos del QX30 disponibles en México (Sport y Sport Plus) incluyen un sistema Bluetooth de manos libres para el teléfono, una llave inteligente y 2 puertos USB con conexión para Smartphone, SMS, correo electrónico y tarjeta SD; que permiten que en los viajes –de ciudad o carretera– ambos usuarios puedan contar con total conectividad.

 

Estas características, aunadas al motor del QX30 de 2.0 litros turbo, con una potencia de hasta 208 HP, inspira confianza y crea una experiencia de manejo tan dinámica como emocionante para los DINKS.

Sobre 

Comunicóloga especializada –y apasionada– de los medios impresos y electrónicos.

¿Qué opinas?