Comparativa sabatina: los crossovers más vendidos de México

Comparativa sabatina: los crossovers más vendidos de México

Uno de los segmentos más peleados en México, ya que su dinamismo, capacidades de carga, habitabilidad y versatilidad le convierten en la opción perfecta para quienes buscan un vehículo más robusto que un compacto, y que puedan utilizar tanto para el uso recreativo como para acudir a la oficina o a una cena con la pareja.

No es un SUV (Sport Utility Vehicle), la diferencia radica en la plataforma ya que éste se encuentra basado en un chasis de vehículo para el trabajo, con eje trasero rígido y opción de tracción 4X4 (AWD) para sumar capacidades todoterreno en detrimento de la comodidad de un automóvil. Un crossover cumple la idea básica de estar desarrollado en estructura monocasco y montado sobre una plataforma de auto. Un CUV (Crossover Utility Vehicle) compacto corresponde al segmento de entrada a esta configuración y su oferta está incrementándose al ritmo que su demanda le exige. Hemos analizado el segmento, y aún restan vehículos que están por venir, no obstante vamos a destacar a lo cinco más vendidos de nuestro país, al menos en el último mes con cifras oficiales de la AMIA, ¡¡¡arrancamos!!!

1.- Mazda CX-3 (Desde 314,900 – 346,900 pesos)

Es sin duda uno de los más bonitos, juveniles y completos del mercado, tiene uno de los diseños más atractivos del segmento, además de un equipamiento que roza con el nivel premium y “deja ver mal” a sus rivales. De ahí que sea de los más deseados, aunque no sea la oferta más accesible. Su motor es un 2.0 litros Skyactiv que entrega 148 caballos de potencia y un torque de 141 lb-pie, acoplado a una transmisión automática de seis velocidades con modo manual. En contra pudiéramos pensar que solo el espacio es un tanto reducido, pero si usted es soltero, tiene pareja o un hijo pequeño, CX-3 le hará muy feliz.

2.- Chevrolet Trax (Desde 275,800 – 380,200 pesos)

Sus cartas fuertes son la nueva versión Premier, que reemplaza la LTZ y el sistema de infoentretenimiento Smartphone Integration con Android Auto y Apple CarPlay. Con ello Trax 2017 tiene nueva imagen y mejoras sustanciales. El vehículo ha sido el best seller en el segmento, por lo que su renovación es básica para continuar siendo líder en el mercado y potenciar el alcance de la marca hacia un buen market share. En el exterior vemos nuevos trazos para cofre, fascias, parrilla y faros, además de un perfil más robusto con rines de 18″ como la cereza del pastel. Al interiorencontramos un diseño renovado en tablero, panel de instrumentos y pantalla táctil de 7″, todo integrado a Chevrolet MyLink® como sistema de infoentretenimiento, Smartphone Integration se habla a la perfección con Android Auto y Apple CarPlay. Además, OnStar® está listo para la versión Premier. En cuestiones de seguridad tenemos 6 bolsas de aire, frenos ABS con EBD y BA, además de una carrocería inteligente para disipar la energía en caso de recibir un impacto. Finalmente, en cuanto al tren motor tenemos el 1.8 de 4 cilindros a gasolina de 140 hp.

3.- Renault Duster (Desde 239,500 – 302,500, sin mencionar las versiones DAKAR).

Este francés de corazón, cuenta con motorización de cuatro cilindros 2.0 litros que nos entrega una potencia de 133 caballos de fuerza y un empuje de 192 Nm de torque, potencia guiada a través de una caja automática de cuatro velocidades o una manual de seis cambios.

Le estrenaron parrilla fascia y calaveras, mientras que su configuración de luces delanteras y traseras se han actualizado para dar mucho de qué hablar. Este vehículo es uno de los más vendidos debido a la gran accesibilidad con la que se cuenta, será rendidor y aguantador, aunque no espere que sea el campeón en potencia. Si podemos sugerir, optaríamos por la transmisión manual mil veces más que por la caja automática. Existen cinco versiones de Duster 2017, no obstante llegaron los nuevos DAKAR para complementar al más vendido de Renault en nuestro país.  

4.- Nissan Kicks (Desde 287,600 – 364,200 pesos)

El vehículo está desarrollado a partir de la colaboración de diseño entre tres zonas estratégicas, su carrocería tiene la misión de reducir la resistencia con el viento y maximizar el consumo de combustible. Su motor 1.6 a gasolina de tercera generación (hecho en Powertrain A1 de Aguascalientes) está acoplado a una transmisión X-Tronic (CVT con D-Step) que permite entregar el mejor rendimiento de acuerdo a las revoluciones a las que gira el motor, también existe una opción manual de cinco cambios si así lo desea. Este eficiente corazón posee un revestimiento con acabado tipo espejo mejorará la conductividad térmica y la capacidad de enfriamiento, todo enfocado a un rendimiento máximo del combustible.

Este crossover viene equipado con control activo de trazo, control activo de marcha y asistente activo de frenado en la versión tope de gama. Sin embargo todas cuentan con sistema de frenos ABS, distribución electrónica de frenado y asistente de freno. Asimismo, el nuevo Around View Monitor brindará una visión periférica en el monitor central gracias al empleo de 4 cámaras posicionadas estratégicamente, con lo cual usted conocerá exactamente el entorno en el cual circula, además un sensor de detección de objetos avisará al conductor si es que corre el riesgo de golpear el vehículo o a un peatón, por ejemplo.

5.- Honda HR-V (Desde 302,900 – 348,900 pesos)

El HR-V llegó a los pisos de venta de Honda en dos versiones: Uniq y Epic, ambas con un motor de cuatro cilindros 1.8 litros que entrega una potencia de 141 caballos de fuerza, con 127 lb-pie de torque. La transmisión en el caso de Uniq puede ser manual de 6 velocidades, con opción a una CVT, mientras que en el modelo Epic (el tope de la gama) sólo se comercializará con la caja CVT. Cuenta con seguridad de serie con sistema de estabilidad y control de tracción, además de un ABS característico en todos sus modelos. Lo probamos y en la ciudad de México no recomendamos la CVT, se siente falto de potencia.

Sobre 

Entusiasta de la comunicación y la actividad del periodismo ejercidos con profesionalismo. Manejo desde los 13 años, pero –en la actualidad– sigo jugando a los carritos.

¿Qué opinas?